Mostrando entradas con la etiqueta literatura argentina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta literatura argentina. Mostrar todas las entradas

miércoles, 6 de abril de 2016

Poetas nuestros: Irene Gruss, Ana Emilia Lahitte, Gustavo Tisocco.






Hoy elegí tres poetas argentinos, deseo que les agraden estos bellos versos:

1) Conté con los dedos...

Conté con los dedos de mi mano
las veces que tuve, no las que amé.
Las yemas de los dedos
se quedaron mirándome, las líneas
de la mano rieron (¿amé
lo que tuve? ¿Quise decir
quiero un poco
de esto o de aquello,
gané, perdí semejante
generosidad?).
Ahora que me aferro
a lo que tengo _como a un poco
de nada_,
veo líneas que una burla desecha,
y lenta, tiernamente abro
el puño, dejo caer
la arena, vuelvo a tomarla.

Irene Gruss


2) La inadvertencia



Hemos hablado de los hombres y de cuanto les ocurre a los hombres,
como si la humanidad fuese un planeta inmerso en nuestra sombra.

Hemos creído despoblar el silencio
nombrando cada cosa, encadenándola y encadenándonos
a su significado. Sin advertir que cada ser genera mundos breves
que huyen hacia la libre prisión del universo.



A María Rosa Lojo

Ana Emilia Lahitte


3)

Has caído sobre...

Has caído sobre mí
y te impregnan tantos exilios
que olvidas mi voz
implorando besos.

Has reposado tu abrazo
sobre mi cama
y te inundan de pronto
tantos desamparos.

Has aspirado el néctar
del impiadoso invierno
y huyes denunciando tu derrota
y la mía..


Gustavo Tisocco



sábado, 15 de agosto de 2015

El adios para la noble proletaria: Juana Bignozzi





Hace poco murió Juana Bignozzi, la poeta orgullosa de sus orígenes proletarios. Para recordarla , sus poesías,






Vuelvo a pintar las flores de mi juventud




Vuelvo ver al amanecer
sin temor
ya nunca nadie podrá decirme éstas no son horas
veo amanecer como una mujer no como una joven temerosa
de la ley tu ley
el acero de esta luz para una mujer sola
que no debe temer sino decidir


Le entrego mi nombre a la vida que sube



Detrás de estos juegos de inteligencia
detrás de nosotros, que estamos en los que podemos
que sólo manejamos vasos al borde de la lluvia
vinos amicales,
las fosforecencias del mar tienen su nombre,
que yo solo puedo decir a través de ojos lánguidos,
sonrisas tristes, mi amor devastado.
Tan pobres que éramos,
y ahora los que vienen de Cuba, los que van hacia Cuba,
entran en mi lenta ternura de mujer que vive junto a un río
hacen insoportable nuestra miseria.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Arlt y la literatura


El escritor argentino Roberto Arlt dice acerca de la literatura esta frase inolvidable. Me mata el "en orgullosa soledad". "El futuro es nuestro por prepotencia de trabajo., Crearemos nuestra literatura, no conversando continuamente de literatura, sino escribiendo en orgullosa soledad librosque encierran la violencia de un cross a la mandíbula". Texto que acompaña al libro "Los Lanzallamas"

viernes, 20 de enero de 2012

"Juvenilia "


"Juvenilia" es un libro que leí por primera vez cuando tenía 12 años. A long long time ago. Pero no, siempre vuelvo a sus páginas para refrescarme y no desaparecer. Para encontrar el motor de la vida en unas páginas sensibles frescas simples que son un soplo para los que vemos de cerca la educación. Y a no quejarse somos parte de esto. La vida de los estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires ¡ maravilla de colegio!. de eso se trata el libro y de uno en especial , de su autor, Miguel Cané.Cómo no encontrar en sus páginas ,para los que somos profesores, que si somos buenos nuestros alumnos nos amarán respetarán y sobre todo se acordarán una vez pasado el tiempo en el colegio.

El libro me recuerda a otro hermoso e inolvidable libro "Corazón" de Edmondo de Amicis. Otro libro que comentaré y al que quiero enormemente. Son memorias de estudiantes y son mucho más reflejos de épocas pasadas de la historia, gloriosas creo yo, novelas de aprendizaje, etc. Hay algo en estos libros que los que no tenemos lágrimas fáciles nos emocionemos. La belleza del texto, las historias, debe ser ese costado proustiano de mi personalidad que no puedo ni quiero dejar.

Hay quienes critican a la Generación del 80´que hizo de este libro su emblema. A pesar que el autor pueda pertenecer a una élite defiendo su actitud de respeto para todos si bien socarronamente se burla de algunos discípulos del interior o de algunos emigrantes debo decir que eso es propio de todas las edades y épocas y no sólo de la Generación del 80´. Y quien dice estas palabras y esta valoración del libro es mitad cordobesa,mitad porteña y con orgullo. Orgullo de esos profesores como Améede Jacques, de ese increíble colegio y del país que soñaron nuestros antecesores.