Mostrando entradas con la etiqueta Silvina Ocampo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Silvina Ocampo. Mostrar todas las entradas

lunes, 15 de julio de 2013

Silvina Ocampo, una semblanza


Silvina Ocampo es quizás una de las más brillantes escritoras argentinas, siempre renovada nunca quieta y definida. Nacida en 1903 Silvina Ocampo era pura química. Debajo de esa ñoñería burguesa escondía erotismo magia amor a raudales y talento increíble. Niña traviesa. Cruel como pocas. Romántica atrevida si uno eligiera una figura para decir esta artista es absolutamente contemporánea esa sería Silvina Ocampo. La capacidad del decir es para pocos, para unos elegidos. Todos podemos expresarnos pero el podio es para dos o tres alquimistas. Silvina Ocampo "dice contundente". En los comienzos de su escritura no puede competir con Victoria Ocampo ella a esa altura es la celebérrima musa y la gran promotora cultural. Dos mujeres de avanzada sin embargo. Silvina se le retoba. Victoria la sacude con ese carácter férreo que todos conocen muy bien. Pregunten a Pepe Bianco que la sufrió (por ser el Jefe de Redacción de la revista Sur) por ejemplo. Y la arroja al vacío con sus primeras críticas. Victoria no cree en su hermana o quizás secretamente le molesta ver que es mejor que ella. Su talón de Aquiles, su infiel esposo, Adolfito. Adolfo Bioy Casares hombre guapo y otro de los mejores escritores argentinos. Silvina sufre en silencio esas infidelidades porque si hay algo que ama en la vida (lo dijo en una entrevista) es ABC.O sea Adolfo Bioy Casares. Silvina nace en regia familia. Y eso tiene sus pro y sus contra. Sus pro todas las posibilidades las exclusividades la pertenencia a un grupo selecto. Lo malo ser distinta y gustarle más estar entre los criados que entre los suyos. Eso aísla y da patente de alienada. O rara. Lástima. Nadie repara en esos ojos espectacularmente verdes. Todos esperan que ella sea la mujer "detrás de". La mujer detrás de Victoria Ocampo, la mujer detrás de Adolfo Bioy Casares. La amiga de Borges. No la toman demasiado en serio. Silvina juega el juego "hace como" pero a la larga la paciencia la coloca entre los mejores de la literatura argentina. Silvina Ocampo amaba la pintura (estudia en Europa con Giorgio De Chirico Y Fernand Léger)Pero decepcionada por como le iba en ese aprendizaje, abandona y se dedica a otro de sus amores: la escritura. Obra(poesía y prosa): "Los que aman odian", "Los traidores", "Autobiografía de Irene" "La furia", "Los nombres", "Cornelia frente al espejo", "Las invitadas", "Informe del cielo y del infierno", etc., Temas: El amor no correspondido el dolor la venganza la identidad el humor la perversidad los niños crueles y adultos a la vez. Conclusión: Silvina Ocampo poseía una inteligencia que aunaba la intuición más profunda para captar los detalles secretos del Universo la timidez del que descree de sí e intenta "desaparecer para los otros" y una sensibilidad que le permitía entender y disculpar lo distinto, lo pecaminoso, lo culpable, lo perverso. Me conmueve que Bioy le suplique a Silvina que lo perdone. Que le hable. Ella se enoja después que él le coloca enfermeras que la asistan ya que Silvina sufría de una especie de amnesia en sus últimos años. Al parecer Silvina sintió que eso fue como la última traición de Bioy y no se lo perdonó. No le volvió a hablar más. Me duele que Bioy diga que "vivió algo distraído al lado de Silvina". Que reconozca que no dio todo lo que podría haberle dado a esa mujer genial seductora incomparable que fue Silvina Ocampo. ,