Mostrando entradas con la etiqueta Shostakóvich. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Shostakóvich. Mostrar todas las entradas

viernes, 24 de junio de 2011

Dmitri Shostakóvich



Gracias a tía Esther conocí desde pequeña la música clásica. Amo con todo mi ser la música y mucho me gusta la clásica. De niña escuché a Tchaicovsky, a Strauss (fan de Strauss), Beethoven, Chopin, etc. Y uno de los músicos que conocí hace unos años Dmitri Shostakóvich. Compositor ruso de quien me enamoré de su famoso Vals de la suite de Jazz nº 2. De origen ruso de niño prodigio a un caballero obsesivo, maníatico,nervioso y amable.El estudió con su madre, una pianista profesional, a los 13 años ingresó en el Conservatorio de su ciudad natal, a la sazón dirigido por Alexánder Glazunov, quien avaló la carrera académica del joven músico. Tuvo como profesores entre otros a: Nicolayev (piano), Sokolov (contrapunto y fuga) y Steinberg (composición).Los quince cuartetos para cuerda de Shostakóvich, compuestos entre 1935 y 1974, se consideran una de sus mayores contribuciones a la música del siglo xx, así como los ya citados 24 preludios y fugas para piano. a la composición de música teatral, además de música para películas y piezas incidentales para la escena. Uno de sus mayores logros fue su segunda ópera "La señora Macbeth del distrito de Mtsensk" estrenada el 22 de enero de 1934 en el Teatro Maly de Leningrado.Dice Willy Sánchez de Coz de http://Erwillillowordpress.com (blog) "...que Stalin y su política de control sobre el panorama cultural y artístico de la Rusia de mediados del siglo pasado: todo lo que se saliera de una música de carácter popular y que ensalzara los valores de la patria era considerado un acto de traición." La vida de Shostakovich, en los años terribles del regimen stalinista y posteriores, estuvo signada por los férreos controles políticos a los que el músico debía sujetarse. Se afirma que el músico se sometió pero no su arte. En vida fue reconocido y objeto de diversos y múltiples honores.«Yo no compongo para Pravda, yo compongo para mí mismo» decía vociferaba Shostakóvich quien es considerado uno de los grandes compositores del siglo XX.

Música genial y absolutamente exquisita.