Mostrando entradas con la etiqueta Philippe Jacottet. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Philippe Jacottet. Mostrar todas las entradas

viernes, 24 de febrero de 2012

Philippe Jacottet


Suiza es bella. Recuerdo cuando era chica muy chica coleccionaba folletos de viajes de los diferentes cantones (regiones) que hay en el país.Me enamoraban sin lugar a dudas sus picos nevados su arquitectura alpina su flora.Ese paisaje majestuoso. Luego por motivos de trabajo fuí invitada a una fiesta en conmemoración por no se cuantos años de los cantones suizos por una empresa de catering de origen suizo hace tantos años. Y muchos años más tarde conocí a Ursula,suiza ella dueña de Aldea Suiza, uno de los mejores campings del Sur más especificamente de El Bolsón. Una persona delicada, gran cocinera amable y alegre como pocas. Da gusto ir al camping Aldea Suiza una de las razones la atención de sus dueños gracias Miguel gracias Ursula. Entonces como no homenajear a Philippe Jacottet, poeta suizo al que conocí sino hace unos pocos días en la web.

Lo descubrí hace poco es cierto . Pero es soberbio. Su poesía conmueve te hace volar como pocos poetas lo pueden hacer. Además de poeta traductor entre ellos de Rilke,Mann,Novalis,Goethe, Musil,Ungaretti,Homero,Góngora,Leopardi, etc.

Libros:
-L'Effraie, (1953)
- Poesie A la lumiere d´hiver(1974)
- Paysages avec figures absentes (1970)
-Une poetique de l´ ouverture
- Pensées sous les nuages (1983)
-Rilke par lui-même,(1975)
-Cahier de verdure (2003)
-Si nous sommes en vie, vaquons à notre affaire, Sorgue, n°1, Mars 2000
- La promenade sous les arbres, éditions La bibliothèque des Arts, 1980
- Un calme feu, éditions Fata Morgana, 2007,"L’encre serait de l’ombre" (1946-2008), 2011.etc.

Otra de sus bellas poesías:

La preocupación

I

Con pequeñas palabras
se dice una vida pequeña.

II

Quisiera que esas voces se callaran
y que todo fuera algo menos deprisa,
sin fuerza ni demoras:

puedo guardar entre mis palabras,
con bastante paciencia,
si no a la durmiente misma
o a la tierra en sus caminos,
al menos un poco de luz
que hicieron subir para mí,
porque la luz es más fiel
a las palabras que a los bosques.

III

Todo se aleja y a tanta distancia,
¿o es que soy yo el que os abandono
sin que parezca dar un paso?
Cerca sólo están los enemigos,
cada vez más cerca a medida
que las cosas pierden su peso.

IV

A quienes vivís en este sitio,
vestidos de colores,
de palabras, deseos,
vuelvo a veros bajo tierra
sentados como estatuas
que erosiona un viento atroz.

V

¿Y la mujer, los amigos,
el vino que brilla a la luz de las velas,
el dulce sol de invierno,
esta piedra, recuerdo
de los acantilados de la Mancha?

Así brillan los pájaros en torno
a las campanas, y luego
la sombra entierra hasta sus gritos.

Otra muy bonita:

Juventud, yo te consumo
con esta madera que fue verde
en el humo más claro
que haya llevado nunca el aire

Alma que por nada te asustas,
la tierra del fin del invierno
es sólo una tumba de abejas.

Mentira

Desengañaos:
no soy quien ha trazado todas estas líneas
sino, unos días, un penacho o una lluvia,
otros, un tiemblo,
por poco que una sombra amada los haya iluminado.

Lo peor, aquí, es que no hay nadie,
cerca o lejos.

En su poema "El ignorante" escribe esto que es genial sobre la vejez y el desapego.

A medida que envejezco, crezco en ignorancia;
a medida que más vivo, menos poseo y menos reino.
Un espacio a veces de nieve o a veces brillante,
mas nunca habitado, es todo lo que tengo...

El poema termina así "Como el fuego, el amor sólo establece su claridad
sobre el error y la belleza de los leños en ceniza…"

Juro que me dejó esta declaración sin aliento. Un verdadero clarividente como todo buen poeta.

Uno lee a Jacottet convencida que esta poesía lo seducirá de inmediato lo emocionará y no se equivoca.

Las traducciones de las poesías son impecables y pertenecen a Rafael-José Díaz.