Mostrando entradas con la etiqueta Oliverio Girondo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oliverio Girondo. Mostrar todas las entradas

domingo, 24 de octubre de 2010

Oliverio Girondo



Cansancio

Cansado.
¡Sí!
Cansado
de usar un solo bazo,
dos labios,
veinte dedos,
no sé cuántas palabras,
no sé cuántos recuerdos,
grisáceos,
fragmentarios.

Cansado,
muy cansado
de este frío esqueleto,
tan púdico,
tan casto,
que cuando se desnude
no sabré si es el mismo
que usé mientras vivía.

Cansado.
¡Sí!
Cansado
por carecer de antenas,
de un ojo en cada omóplato
y de una cola auténtica,
alegre,
desatada,
y no este rabo hipócrita,
degenerado,
enano.

Cansado,
sobre todo,
de estar siempre conmigo,
de hallarme cada día,
cuando termina el sueño,
allí, donde me encuentre,
con las mismas narices
y con las mismas piernas;
como si no deseara
esperar la rompiente con un cutis de playa,
ofrecer, al rocío, dos senos de magnolia,
acariciar la tierra con un vientre de oruga,
y vivir, unos meses, adentro de una piedra.


Así se expresa Oliverio Girondo en uno de sus poemas.Virtuoso genial en nuestra poética merecería todavía mejor consideración.Brindo y postulo a este gran poeta como uno de los referentes imprescindibles de la poesía argentina.Otra de sus poesías preciosas.

Aparición urbana

¿Surgió de bajo tierra?
¿Se desprendió del cielo?
Estaba entre los ruidos,
herido,
malherido,
inmóvil,
en silencio,
hincado ante la tarde,
ante lo inevitable,
las venas adheridas
al espanto,
al asfalto,
con sus crenchas caídas,
con sus ojos de santo,
todo, todo desnudo,
casi azul, de tan blanco.
Hablaban de un caballo.
Yo creo que era un ángel.


Su perfil: niño bien pero irreverente, antitodo.Futurista-cubista-surrealista,etc. Su poesía es una evolución desde la creencia en un futuro a la disolución en la nada.De lo literal al quiebre, al absurdo,a la fragmentariedad contemporánea.De la casa paterna con su calidez al vacío y a la desnudez de un Adán de nuestros días.
En su obra caben lo metafísico, la contradicción, la subversión,la libertad ante todo.
Sus amigos:Mario Trejo-Enrique Molina-Olga Orozco-Aldo Pellegrini-Edgar Bayley, Francisco Madariaga.

Publicó en 1922 su primer libro de poemas, «Veinte poemas para ser leídos en el tranvía».Otras obras: «Calcomanías» en 1925, «Espantapájaros» en 1932, «Persuasión de los días» en 1942, Interlunio (1937), su única obra de ficción en prosa.
«Campo nuestro» en 1946,etc.
y «En la masmédula» en 1954, obra que constituye en su trabajo más audaz en el campo de la poesía.Se ha comparado a este libro por lo experimental y de ruptura al "Trilce" de César Vallejo.

Me encanta esta poesía suya

Visita

No estoy.
No la conozco.
No quiero conocerla.
Me repugna lo hueco,
la afición al misterio,
el culto a la ceniza,
a cuanto se disgrega.
Jamás he mantenido contacto con lo inerte.
Si de algo he renegado es de la indiferencia.
No aspiro a transmutarme,
ni me tienta el reposo.
Todavía me intrigan el absurdo, la gracia.
No estoy para lo inmóvil,
para lo inhabitado.

Cuando venga a buscarme,
díganle:
"se ha mudado".

Poesía experimentalista su libro «En la masmédula» (1954) es su obra más audaz en el campo de la poesía.También hizo pintura surrealista.

Otro super poema girondiano

Poema 12

Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, se despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se enarcan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se enervan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehuyen, se evaden, y se entregan.

Quienes alguna vez hemos vivido un poquito en el campo y nos hemos bañado en las aguas del molino o hemos jugado a lo ancho y largo de esa extensión de tierra amada llamada campo argentino podemos dar fe de:

Campo nuestro

En lo alto de esas cumbres agobiantes
hallaremos laderas y peñascos,
donde yacen metales, momias de alga,
peces cristalizados;
pero jamás la extensa certidumbre
de que antes de humillarnos para siempre,
has preferido, campo, el ascetismo
de negarte a ti mismo.
Fuiste viva presencia o fiel memoria
desde mis más remota prehistoria.
Mucho antes de intimar con los palotes
mi amistad te abrazaba en cada poste.
Chapaleando en el cielo de tus charcos
me rocé con tus ranas y tus astros.
Junto con tu recuerdo se aproxima
el relente a distancia y pasto herido
con que impregnas las botas... la fatiga.
Galopar. Galopar. ¿Ritmo perdido?
hasta encontrarlo dentro de uno mismo.
Siempre volvemos, campo, de tus tardes
con un lucero humeante...
entre los labios.
Una tarde, en el mar, tú me llamaste,
pero en vez de tu escueta reciedumbre
pasaba ante la borda un campo equívoco
de andares voluptuosos y evasivos.
Me llamaste, otra vez, con voz de madre
Y en tu silencio sólo halló una vaca
junto a un charco de luna arrodillada;
arrodillada, campo, ante tu nada.
Cuando me acerco, pampa, a tu recuerdo,
te me vas, despacio, para adentro...
al trote corto, campo, al trotecito.
Aunque me ignores, campo, soy tu amigo.
Entra y descansa, campo. Desensilla.
Deja de ser eterna lejanía.
Cuanto más te repito y te repito
quisiera repetirte al infinito.
Nunca permitas, campo, que se agote
nuestra sed de horizonte y de galope.
Templa mis nervios, campo ilimitado,
al recio diapasón del alambrado.
Aquí mi soledad. Esta mi mano.
Dondequiera que vayas te acompaño.
Si no hubieras andado siempre solo
¿todavía tendrías voz de toro?
Tu soledad, tu soledad... ¡la mía!
Un sorbo tras el otro, noche y día,
como si fuera, campo, mate amargo.
A veces soledad, otras silencio,
pero ante todo, campo: padre-nuestro.


Le he dedicado un post largo porque me fascina su decir,su atrevimiento, su búsqueda de lo absoluto. Siempre admiro el arrojo, la valentía, el estar un poco loco, la energía. Oliverio es un placer tenerte aquí.