Mostrando entradas con la etiqueta Michel de Montaigne. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Michel de Montaigne. Mostrar todas las entradas

lunes, 21 de marzo de 2011

Michel de Montaigne



Michel Eyquem de Montaigne es una leyenda en educación. Sus célebres "Ensayos" justifican más de una lectura.Ej:
"De buen grado vuelvo a esa idea de la inepcia de nuestra educación. Ha tenido como fin hacernos no buenos o sensatos, sino cultos: lo ha conseguido. No nos ha enseñado a perseguir y a abrazar la virtud y la prudencia, sino que nos ha grabado la derivación y la etimología. Nos esforzamos en llenar la memoria y dejamos vacío el entendimiento y la conciencia."
Coincido totalmente.En esos tiempos ir a la escuela era temible ya que la institución era autoritaria y violenta.Los idiomas y los textos clásicos campeaban el horizonte del alumno y se agregaba el escolasticismo.

A veces ante tanto twitter, tanto facebook (estoy en Facebook no es que lo desdeñe pero a veces el uso que se hace ...) tanta banalidad nos olvidamos de los grandes hombres. Montaigne fue uno.
Jorge Edwards , el escritor chileno en su novela "La muerte de Montaigne" dice que el filósofo es uno de los hombres más libres de la Historia(leer el artículo completo en www.elcultural.es).
Escritor francés, filósofo escéptico.Pero compasivo, dulce desilusionado pero firme en el tema moral. Alguien que consideraba que "El calificativo de grandes se lo colgamos a príncipes que en nada sobrepasan la grandeza popular." frase que podríamos firmar acerca de nuestros políticos. Simepre vigente Montaigne. "...el bien público exige, que se traicione, que se mienta y se masacre".

Hay un interesante ensayo sobre Montaigne y se llama " Escepticismo y alegría en Montaigne" su autor Fernando Rodríguez Genovés.A favor de las enseñanzas de la Naturaleza y del ejercicio de las virtudes otro de sus pensamientos "No hay cosa de la que tenga tanto miedo como del miedo." No se salvó tampoco la inconstancia, la mutabilidad. "...La irresolución me parece el vicio más común y evidente de nuestra naturaleza [...]. Fluctuamos entre opiniones distintas".

Concluyo con esta frase del maestro "No morimos por estar enfermos, sino por estar vivos...". Montaigne se aísla en su torre de la Dordogne ,cansado del ruido, pero como vigía perpetuo de la salvación del hombre.