Mostrando entradas con la etiqueta Literatura contemporánea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Literatura contemporánea. Mostrar todas las entradas

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Literatura contemporánea



Después de las grandes guerras, después de las dictaduras el hombre no fue el mismo. El escritor como hombre no pudo menos que transmitir en su escritura como lo conmovieron esas guerras,el cercenamiento de las libertades individuales, las desapariciones, etc.

La literatura contemporánea es una obra amarga, nihilista en general (hay excepciones)desesperada.

Si el mundo se vuelve loco la literatura no queda fuera de esto, enloquece.El escritor contemporáneo hace de la fragmentación, del flashback, del monólogo interior,de la escritura automática algo cotidiano. Quizás porque la cotidianeidad ya no tiene nada que ver con un relato decimonónico sino con la jerga popular, con el habla de dealers y de homeless. La calle entra a la literatura y la angustia de no llegar a fin de mes con el salario.

La Cuba de Fidel, Estados Unidos luego de Bush, Argentina luego del gobierno de facto todo eso y mucho más. El jazz, el cine,el graffiti, el mundo fashion y psicoanalizado, la vertiente posmoderna, etc.

La ciudad es el centro del relato y el hombre kafkiano su antihéroe. Un mundo de supervivencia, de fuga,de violencia, de finales abiertos, de short stories. Of course.

El mundo en crisis se ve reflejado en los interrogantes que nos plantea la literatura.Hay quien recurre al humor y la ironía para capear el temporal otros lisa y llanamente diseccionan este mundo al revés con todas sus perversidades y fracasos.Pero todos dan cuenta de un universo de cambios y experimentación.

La pintura del post es del gran artista Edvard Munch.