Mostrando entradas con la etiqueta La civilización del espectáculo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La civilización del espectáculo. Mostrar todas las entradas

sábado, 28 de abril de 2012

Vargas Llosa y "La civilización del espectáculo"


Mario Vargas LLosa presentó su libro " La civilización del espectáculo" en el Instituto Cervantes, en España y dijo que "... Si la cultura se convierte sólo en espectáculo...vamos al conformismo y a la actitud pasiva".Para Mario Vargas Llosa, si la cultura es puramente entretenimiento no importa nada. "Si se trata de divertirse un embaucador puede divertirme más que una persona profundamente auténtica, pero si la cultura significa mucho más, entonces sí es preocupante. Y yo sí creo que la cultura significa mucho más" . No coincido en general con algunas ideas del escritor peruano pero con respecto a estas sí. Estoy a favor de la alta cultura no del show barato no del deslumbramiento sí a favor del arte verdadero. Es dura su crítica pero es una radiografía del arte hoy: banalizado, risible, frívolo. Representa el triunfo de lo light también en esa área.Pasarlo bien parecería ser la consigna de estos nuevos tiempos. Y luego que se nos evapore el cerebro.Evitar la culpa. Mirar para el costado para no ver la realidad tal cual es.El reino de la superficialidad.

La trivialización de todo es eso lo que más temo. La banalización, el mal gusto, la exacerbación, la hipérbole de lo feo, lo violento, lo obviamente sexual, el chisme, las habladurías, el escándalo.A eso se refiere el escritor. La sociedad contemporánea al fin se aferra a esos 15 segundos de fama de los que hablaba Andy Warhol. Esos segundos en los que se dice y se hace nada e impreciso. Y solo se ama la cámara porque al final de cuentas nos va a dar una trascendencia que creemos en nuestra ignorancia es eterna pero que es efímera como una pompa de jabón.

Propongo volver a Dickens, a Shakespeare, a Goethe,a Baudelaire,Flaubert,al viejo Tolstoi,a Rimbaud, a García Lorca, a Neruda, a los griegos, a Dante Alighieri, a Borges, a Cortázar, que se yo volver a leer, pensar, ser sensibles.