Mostrando entradas con la etiqueta Juana Bignozzi. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juana Bignozzi. Mostrar todas las entradas

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Dulce post art noveau, poesía de Juana Bignozzi








Dulce post art nouveau


Desde este balcón miro llover sobre el mar
-Europa provee las imágenes de afiche I ,
cumple los sueños de barrio
su realidad aumenta la cursilería y la verdad-
yo hago una lista donde objetos amados
se mezclan con objetos necesarios
a los que el agua y la distancia confunde y a veces ni rescata

todos vuelven sobre esta calmísima agua
que llega hasta el pie de mi casa
pocos logran tener una cara

si la palabra tiene valor
esta distancia lo probará
si la palabra es vida y los que la manejan viven en ella
ésta es la prueba

si ya pensé mi vida o sea ya la viví
el agua de este mediterráneo tan muerto
es prueba y respuesta

Juana Bignozzi de "Regreso a la patria" 1989

sábado, 15 de agosto de 2015

El adios para la noble proletaria: Juana Bignozzi





Hace poco murió Juana Bignozzi, la poeta orgullosa de sus orígenes proletarios. Para recordarla , sus poesías,






Vuelvo a pintar las flores de mi juventud




Vuelvo ver al amanecer
sin temor
ya nunca nadie podrá decirme éstas no son horas
veo amanecer como una mujer no como una joven temerosa
de la ley tu ley
el acero de esta luz para una mujer sola
que no debe temer sino decidir


Le entrego mi nombre a la vida que sube



Detrás de estos juegos de inteligencia
detrás de nosotros, que estamos en los que podemos
que sólo manejamos vasos al borde de la lluvia
vinos amicales,
las fosforecencias del mar tienen su nombre,
que yo solo puedo decir a través de ojos lánguidos,
sonrisas tristes, mi amor devastado.
Tan pobres que éramos,
y ahora los que vienen de Cuba, los que van hacia Cuba,
entran en mi lenta ternura de mujer que vive junto a un río
hacen insoportable nuestra miseria.

viernes, 25 de mayo de 2012

Juana Bignozzi


Ce triste exil, ce fier exil

En las noches felices con la gente que amo
él hace sentir su ausencia,
se instala en el amor que me dan,
en el amor que doy,
en el otoño, sí, ya sé, las hojas;
dos amigas caminan por calles entrañables,
hablan del amor, la vida, los hombres,
se dejan envolver por la dulzura de la noche de mayo,
hacen a un lado las cosas irremediables,
caminan solas entre los olores, las luces de las ventanas,
algún rostro obsesivo que insiste, insiste,
pero ellas saben tanto sobre el amor, tanto,
que pueden convertir todo en una charla brillante
el hombre que desean hasta sentir frío,
el verdadero amor
y el aplastante domingo que hay que atravesar
para que su voz sea de nuevo
y todo empiece a cobrar vida.

Los amigos que me aman hablan de mis ojos,
ya sé, son importantes como las hojas en otoño,
pero todo cae a golpes
en estos domingos para lanas tibias, hijos que no tengo,
globos de colores en el parque.

Entre ritos familiares se calienta al sol
impura,
como si hubiera encendido fuego en viernes
o hubiera cantado en tierra extranjera.

La poeta que escribe este poema memorable es Juana Bignozzi, una de las grandes poetisas contemporáneas argentinas.Un mito.Comprometida lúcida anárquica a su manera(viene de familia de anarquistas). Respetable como no respetar en estos tiempos light y "cambio de camiseta" a alguien que hace de las enseñanzas de familia un culto, la ética amigos es una joya perdida.Nacida en 1937, compañera de generación de otras gandes poetisas: Thenon-Pizarnik-Futoransky.También integró en los años 50´el grupo El pan duro, grupo en el que estaban los poetas Juan Gelman, Julio César Silvain, Héctor Negro, José Luis Mangieri y Alberto Szpumberg.
Publicó los libros de poesía "Los límites" (1960), "Tierra de nadie" (1962), "Mujer de cierto orden" (1967), "Regreso a la patria" (1989), "Interior con poeta" (1994), "Partida de las grandes líneas" (1996), "La ley tu ley" (2000), "Quién hubiera sido pintada" (2001) y "Antología personal" (2009)"Si alguien tiene que ser después" , Entre 1974 y 2004 vivió en Barcelona. Ahora reside en Buenos Aires.

Su concepción de la poesía la pinta de cuerpo entero. Adhiere a la rebeldía a la revolución a la resistencia.

“Cadáver por la palabra persona por la gente”

Por ejercer el miserable pecado de la jactancia
manejo huecas trascendencias
solitarias eternidades
o sea
escribo

por escribir a punto estuve de ser solemne
por escribir pierdo la vida
por mirar a esta gente descuento mis culpas

lejos de falsas jerarquías que engendran peste
a punto estuve de integrar una secta
ave de rapiña de voz de todos

no entenderé el mundo más que lo entendido por todos
no olvidaré en el final el principio
no creeré en el signo sobre los otros
menos en la luz única sobre mí

para que mi vida se cumpla
pierdo el tiempo en confidencias
para escapar al desierto de los elegidos
borraré toda arista que me distinga
para que mi lucha no sea legítimo derecho de soberbia
sólo reconoceré la voz de los que nunca llegarán
a cumbres de lucidez
torres de talento
verdugos de los demás
ceniza de vidas menores
escribo

no me otorgaré la redención

Querida Juana con esa militancia con ese coraje con ese talento quien puede dudar de tu redención.