Mostrando entradas con la etiqueta Jaime Sabines. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jaime Sabines. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de agosto de 2016

Te invito...Jaime Sabines








" Te invito a comer uvas esta tarde,
o a tomar café si llueve,
y a estar junto siempre, siempre."

Jaime Sabines

domingo, 25 de abril de 2010

Jaime Sabines, el amante del amor



A la poesía de Jaime Sabines (de origen mexicano libanés) la descubrí hace unos años y me deslumbró ahora vuelvo a releerlo y a escribir sobre su estilo increíble. Sus versos destilan vida y muerte, sensualidad y despedida.Lunas románticas,lluvias perturbadoras, amores perdidos, la familia,cuerpos voluptuosos, la vida ... El hijo del Mayor Sabines y de doña Luz podía convertir las palabras en puro regalo para los sentidos.

Aquí van algunas de sus poesías:

YO NO LO SÉ DE CIERTO
Yo no lo sé de cierto, pero supongo
que una mujer y un hombre
algún día se quieren,
se van quedando solos poco a poco,
algo en su corazón les dice que están solos,
solos sobre la tierra se penetran,
se van matando el uno al otro.

Todo se hace en silencio. Como
se hace la luz dentro del ojo.
El amor une cuerpos.
En silencio se van llenando el uno al otro.

Cualquier día despiertan, sobre brazos;
piensan entonces que lo saben todo.
Se ven desnudos y lo saben todo.

(Yo no lo sé de cierto. Lo supongo)

DOÑA LUZ XVII
Lloverás en el tiempo de lluvia,
harás calor en el verano,
harás frío en el atardecer.
Volverás a morir otras mil veces.

Florecerás cuando todo florezca.
No eres nada, nadie, madre.

De nosotros quedará la misma huella,
la semilla del viento en el agua,
el esqueleto de las hojas en la tierra.
Sobre las rocas, el tatuaje de las sombras,
en el corazón de los árboles la palabra amor.

No somos nada, nadie, madre.
Es inútil vivir
pero es más inútil morir.

TU NOMBRE
Trato de escribir en la oscuridad tu nombre. Trato de escribir que te amo. Trato de decir a oscuras todo esto. No quiero que nadie se entere, que nadie me mire a las tres de la mañana paseando de un lado a otro de la estancia, loco, lleno de ti, enamorado. Iluminado, ciego, lleno de ti, derramándote. Digo tu nombre con todo el silencio de la noche, lo grita mi corazón amordazado. Repito tu nombre, vuelvo a decirlo, lo digo incansablemente, y estoy seguro que habrá de amanecer.

TU CUERPO ESTA A MI LADO
Tu cuerpo está a mi lado
fácil, dulce, callado.
Tu cabeza en mi pecho se arrepiente
con los ojos cerrados
y yo te miro y fumo
y acaricio tu pelo, enamorado.
Esta mortal ternura con que callo
te está abrazando a ti mientras yo tengo
inmoviles mis brazos.
Miro mi cuerpo, el muslo
en que descansa tu cansancio,
tu blando seno oculto y apretado
y el bajo y suave respirar de tu vientre
sin mis labios.
Te digo a media voz
cosas que invento a cada rato
y me pongo de veras triste y solo
y te beso como si fueras tu retrato.
Tú, sin hablar, me miras
y te aprietas a mí y haces tu llanto
sin lágrimas, sin ojos, sin espanto.
Y yo vuelvo a fumar, mientras las cosas
se ponen a escuchar lo que no hablamos.
...............................................................................

Esta poesía que le escribió al padre es sumamente conmovedora:


XXIII
Padre mío, señor mío, hermano mío,
amigo de mi alma,tierno y fuerte,
saca tu cuerpo viejo, viejo mío,
saca tu cuerpo de la muerte.

Saca tu corazón igual que un río,
tu frente limpia en que aprendí a quererte,
tu brazo como un árbol en el frío,
saca todo tu cuerpo de la muerte.

Amo tus canas, tu mentón austero,
tu boca firme, tu mirada abierta,
tu pecho vasto y sólido y certero.

Estoy llamando, tirándote la puerta.
Parece que yo soy el que me muero:
¡padre mío, despierta!
.....................................................................................

Y otra vez el amor que le hace suplicar así:

ME DUELES
Me dueles.
Mansamente, insoportablemente, me dueles.
Toma mi cabeza, córtame el cuello.
Nada queda de mí después de este amor.

Entre los escombros de mi alma búscame,
escúchame.
En algún sitio mi voz, sobreviviente, llama,
pide tu asombro,
tu iluminado silencio.

Atravesando muros, atmósferas, edades,
tu rostro (tu rostro que parece que fuera cierto)
viene desde la muerte, desde antes
del primer día que despertara al mundo.

¡Qué claridad tu rostro, qué ternura
de luz ensimismada,
qué dibujo de miel sobre hojas de agua!

Amo tus ojos, amo, amo tus ojos.
Soy como el hijo de tus ojos,
como una gota de tus ojos soy.
Levántame. De entre tus pies levántame, recógeme,
del suelo, de la sombra que pisas,
del rincón de tu cuarto que nunca ves en sueños.
Levántame. Porque he caído de tus manos
y quiero vivir, vivir, vivir.
....................................................................................
Algunas obras suyas: La señal (1951)Yuria (1967)
Adán y Eva (1952), Tarumba (1956) Poemas sueltos (1962),
Mal tiempo (1972), Algo sobre la muerte del mayor Sabines (1973), Horal (1950), Otros poemas sueltos (1973-1977), Nuevo recuento de poemas (1977), Uno es el poeta, La poesía en el corazón del hombre, Jaime Sabines en sus sesenta años (1987), Uno es el hombre (1989) y Nuevo recuento de poemas, 1950-1991


Para los amantes de la luna y de las estrellas, poetas locos, sublevados, para los noctámbulos habitués de cafés, para las almas gentiles se recomienda dosis alta de Jaime Sabines.