Mostrando entradas con la etiqueta J. D. Salinger. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta J. D. Salinger. Mostrar todas las entradas

viernes, 29 de enero de 2010

J.D.Salinger, la pérdida de la inocencia



Salinger era además de un escritor sumamente talentoso un personaje misterioso. Hizo de la privacidad un culto sí era un escritor pero eso no significaba que sus lectores pudieran tomar para sí mismos su vida personal.Eso no estaba en venta ni en exposición. Por suerte nos legó la magnífica novela "The catcher in the rye".

Jerome David Salinger nació en Nueva York, en 1919.
En " The catcher in the rye" (1951) su protagonista era un joven de 16 años llamado Holden Caulfield que huía de un internado de elite y se abría paso en la ciudad de Nueva York.La novela es un testimonio temprano de la rebelión juvenil que se avecinaba y reflejó la alienación que sienten muchos adolescentes.Desde el momento de su publicación provocó diversas opiniones pero no cabe duda que es un libro clásico de la litaratura universal.Otras de sus obras: " Un día perfecto para el pez banana","Raise high the Roof Bean, Carpenters", "Zooey","Para Esmé, con amor y sordidez", "Seymour:an introduction", etc.
Participó en el desembarco aliado en Normandía de 1944 como soldado de infantería. La experiencia en la guerra la vuelca en relatos como Un día perfecto para el pez banana(sobre un ex soldado suicida), y también en Para Esmé, con amor y sordidez.
Creo que de esta guerra volvió depresivo incrédulo y que eso se le pegó a la hora de relatar en muchos de sus textos se respira angustia , el suicidio sobrevuela muchas de las escenas en sus libros.
Temprano escritor sus colaboraciones literarias en gral las hizo para el periódico "The New Yorker". Amaba escribir y dijo en una de las pocas entrevistas que concedió que escribía para sí por que le encantaba pero lo que detestaba eran los editores y la publicación de sus obras.Respetaba la escritura de Herman Melville, el autor de Moby Dick.
Los jóvenes perdieron su escritor insignia aquel que supo develar en sus libros el desasosiego que pasan los adolescentes, cómo cuesta traspasar la delgada línea entre la infancia y el despertar de la sexualidad, el tema de la imagen y la seguridad ante la sociedad que más que apoyarlos y contenerlos los critica y los usa para venderle cosas.El miedo a despegar, la oscuridad del despegue y el desencanto ante el mundo adulto y sus hipocresías eso es lo que vuelve fundamental la obra de este genio.
Independiente, volcado al ostracismo en búsqueda de respuestas que tuvieran que ver mejor con el budismo zen, la alimentación sana, la cienciología, el cine, el escritor murió hace unos pocos días a los 91 años.
Imperdible es la conversación de Holden Caufield (The Catcher...)con Phoebe, su hermana quien le pregunta " ¿qué te gustaría ser?. ¿Te acuerdas del poema de Robert Burns "Si un cuerpo encuentra a otro cuerpo, cuando van entre el centeno?" ...Yo sería el guardián entre el centeno. Evitaría que los niños cayeran a un precipicio."