Mostrando entradas con la etiqueta Irene Gruss. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Irene Gruss. Mostrar todas las entradas

miércoles, 6 de abril de 2016

Poetas nuestros: Irene Gruss, Ana Emilia Lahitte, Gustavo Tisocco.






Hoy elegí tres poetas argentinos, deseo que les agraden estos bellos versos:

1) Conté con los dedos...

Conté con los dedos de mi mano
las veces que tuve, no las que amé.
Las yemas de los dedos
se quedaron mirándome, las líneas
de la mano rieron (¿amé
lo que tuve? ¿Quise decir
quiero un poco
de esto o de aquello,
gané, perdí semejante
generosidad?).
Ahora que me aferro
a lo que tengo _como a un poco
de nada_,
veo líneas que una burla desecha,
y lenta, tiernamente abro
el puño, dejo caer
la arena, vuelvo a tomarla.

Irene Gruss


2) La inadvertencia



Hemos hablado de los hombres y de cuanto les ocurre a los hombres,
como si la humanidad fuese un planeta inmerso en nuestra sombra.

Hemos creído despoblar el silencio
nombrando cada cosa, encadenándola y encadenándonos
a su significado. Sin advertir que cada ser genera mundos breves
que huyen hacia la libre prisión del universo.



A María Rosa Lojo

Ana Emilia Lahitte


3)

Has caído sobre...

Has caído sobre mí
y te impregnan tantos exilios
que olvidas mi voz
implorando besos.

Has reposado tu abrazo
sobre mi cama
y te inundan de pronto
tantos desamparos.

Has aspirado el néctar
del impiadoso invierno
y huyes denunciando tu derrota
y la mía..


Gustavo Tisocco



miércoles, 7 de diciembre de 2011

Irene Gruss


Conocí su poesía a través de una alumna. La poesía de la que hablo es la de las pompas de jabón Y me encantó. Irene Gruss maneja como una cirujana la palabra la ironía la sutileza para introducirte en universos ásperos:el erotismo crudo el desentendimiento que tienen algunas personas con respecto a la realidad, el mundo de las mujeres y sus ceremonias el lavado por ej.Poesía íntima de gran talento.

Irene Gruss, poeta porteña contemporánea.

Pompas de jabón

Consecuente ella empezó a lavar su ropa
Puso agua en un balde
y agitó el jabón, con un sentimiento ambiguo:
era un olor nuevo y una nueva certeza
para contar el mundo.
"Mirar como se rompen las burbujas, dijo,
no es más extraño que mirarse a un espejo"
Creía que hablaba para sus papeles
y se río, mientras tocaba el agua.
La ropa se sumergía despacio,
y la tocaba despacio, a medida que iba
conociendo el juego.
Decidida,
tomó cada burbuja de jabón
y le puso un nombre era
lo mejor que sabía hacer hasta ahora,
nombrar, y que las cosas
le estallaran en la mano.

Mientras tanto

Yo estuve lavando ropa
mientras mucha gente
desapareció
no porque sí
se escondió
sufrió
hubo golpes
y
ahora no están
no porque sí
y mientras pasaban
sirenas y disparos, ruido seco
yo estuve lavando ropa,
acunando,
cantaba,
y la persiana a oscuras.

Obras: "La luz en la ventana" 1982; "El mundo incompleto", 1987; "La calma",1991; "Sobre el asma" 1995; "Solo de contralto",1998, "En el brillo de uno en el vidrio de uno" 2000,etc.

Como dice Gruss en algún momento ...

SEÑALES

Un día
vamos a despertar
y a mirar la mañana
como algo benigno.
El sol
entrará con un calor transparente
y el desperezarnos
bajo el sol
va a ser
una buena señal.

Yo elijo esta poesía que se llama "El crujido" quizás porque pienso que el crujido me suena a un iceberg anunciando el desastre.

El crujido

Ya no la inmensidad,
La luna perdida entre las nubes asculta algo
que no es nada.
Se acabó el brillo y el fulgor se detuvo,
como un espasmo, se detuvo mi mano en el aire
que acabó con todo.
Un no más intenso que el sí
de las niñas, esas que creían
en el destino y en las mareas,
la luna perdida entre las nubes,
esas que corrían a arrancar amapolas,
con la boca succionaban el tallo
de cada cual, raspaban con los pies rocas
hasta roerlas, más que el aire y el agua,
el tiempo perdido de las niñas se acabó,
como un espasmo; ni un sólo gemido en la noche,
cruje la intensidad, se derrama.