Mostrando entradas con la etiqueta Ingeborg Bachmann. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ingeborg Bachmann. Mostrar todas las entradas

martes, 15 de febrero de 2011

Ingeborg Bachmann



Contra la guerra sobre el dolor escribía la poetisa austríaca Ingeborg Bachmann.Una voz única en tiempos de guerra y contra ella. La marcaron a fuego esos años en lo que vio lo peor.Su poesía clama-interroga-confirma:

Nada de Delikatessen

Ya nada me gusta.

¿Debo
ataviar una metáfora
con una flor de almendro?
¿crucificar la sintaxis
sobre un efecto de luz?
¿Quién se romperá la cabeza
por cosas tan superfluas-?

He aprendido a ser sensata
con las palabras
que hay
(para la clase más baja)

hambre
deshonra
lágrimas
y
tinieblas.

Con los sollozos no depurados,
con la desesperación
(y desespero de desesperación)
por tanta miseria,
por el estado de los enfermos, el coste de la vida,
me las arreglaré.

No descuido la escritura,
sino a mí misma.
Los otros saben
dios lo sabe
qué hacer con las palabras.
Yo no soy mi asistente.

¿Debo
aprisionar un pensamiento
llevarlo a la iluminada celda de una frase?
¿Alimentar oídos y ojos
con bocados de palabras de primera?
¿investigar la líbido de una vocal,
averiguar el valor de amateur de nuestras consonantes?

¿Tengo que
con la cabeza apedreada,
con el espasmo de escribir en esta mano,
bajo la presión de trescientas noches
romper el papel
barrer las urdidas óperas de palabras,
destruyendo así: yo tú y él ello lo

Nosotros vosotros?

(Que sea. Que sean los otros.)

Mi parte, que se pierda.

Ingeborg Bachmann, Últimos poemas (trad. C. García-C. Dreymuller)

O advierte y critica:

Reclamo

Adónde vamos
despreocupados sin preocuparnos
que esté oscuro y haga frío
sin preocuparnos
eso sí pero con música
debemos
alegres y con música
pensar divertidos
a la vista de un final
con música
y hacia dónde
llevamos
las mejores preguntas
hechas todos estos años bajo los chubascos
en la lavandería de los sueños
despreocupados sin preocuparnos
que lo mejor ocurra
cuando un silencio de muerte se anuncie
y entre.

Perteneció al círculo literario llamado Grupo 47, en el que también estaban autores como Paul Celan, Heinrich Böll y Günter Grass. Escribe poesías ,teatro y narrativa. En 1953 se muda a Roma donde la consigue la fama internacional.Y donde muere.
Alguien desliza que se suicidó.Su novela "Malina" es del año 1971.

Su poesía es valiente y pesimista.No hay conformismo hay negrura porque el mundo que vio y que vislumbró poseía ese color.
Cuando veo sus fotos veo a una mujer que a veces es luminosa, alegre vital y en otras a otra mujer muy distinta atravesada por el cansancio, el desánimo y la tristeza."Avejentada en cien años, en un solo día" dice en su poema "Despedida". No ser amada arroja a la escritora al más amargo de los pozos.