Mostrando entradas con la etiqueta Henri Rosseau. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Henri Rosseau. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de mayo de 2010

Henri Rosseau



Henri Rousseau , pintor de lo que se titula "arte naif" (ingenuo) tiene su exposición (la primera en España) en el Museo Guggenheim de Bilbao (desde el 25 de mayo). Una selección de treinta obras de este pintor el costumbrismo, los retratos y los paisajes, tanto los selváticos que nacían de su imaginación como los de las afueras de París. Precursor del arte moderno, de movimientos como el cubismo, el surrealismo y el expresionismo. Los exagerados relatos de los soldados que volvían de México (Abandonó la enseñanza secundaria para realizar el servicio militar, durante el que estableció contacto con algunos soldados que habían regresado de México después de la campaña francesa en apoyo del emperador Maximiliano, que reinaba en este país. Sus descripciones inspiraron la exuberancia de las intensas escenas de selva que van a constituir el contenido de muchas de sus pinturas) y hablaban de tierras vírgenes, junglas llenas de bestias y sensuales nativas, junto al clima de romanticismo de la época, incentivaron la imaginación y el carácter soñador de Rousseau.
Conocido como "el aduanero", Rousseau, soñador y pintor "dominguero" autodidacta, estaba convencido de haber encontrado su camino cuando casi con cincuenta años y una reducida pensión en el bolsillo decidió abandonar su trabajo como funcionario para malvivir de la pintura. Su no-estilo lo llevó lejos yq que no era un pintor con una gran formación sino que insistía en pintar lo que se le venía a la mente. Sus sueños vieron su frutos unos cuantos años después. Después de pintar sobre todo retratos y escenas parisinas, comenzó en la década de 1890 a realizar composiciones muy originales, llenas de fantasía. En un momento se convirtió en el pintor de frondosas selvas, de animales exóticos, de escenas lejanas, Rousseau no pisó nunca otro suelo que no fuera el francés y buscó su inspiración en zoos, jardines botánicos, fotografías e incluso en animales disecados para crear junglas llenas de monos, felinos, aves y otros animales fantásticos en unas obras llenas de poesía, pero también de sentido del humor y de ironía.Su pintura es densa, prolífica, colorista y si no estuvo nunca en América pudo captar muy bien la belleza y la exhuberancia del continente.El artista se las traía y sino como podían admirarlo artistas de la talla de Picasso, Jarry,Brancusi, Delaunay entre otros.
La muestra de este pintor singular es hasta el 12 de septiembre.