Mostrando entradas con la etiqueta Fogwill. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fogwill. Mostrar todas las entradas

domingo, 22 de agosto de 2010

Fogwill



Fogwill así lo conocíamos los que nos gusta escribir, leer buenos libros o enseñar literatura. Su verdadero nombre es Rodolfo Enrique Fogwill. Murió ayer y todavía no lo creo. Cuesta creer que su jovial y ácida manera de ser no lo preservara de la muerte. Irrespetuoso irreverente histriónico gran escritor Fogwill.Había sido sociólogo y publicista. Sus libros más valorados por la crítica: "Los Pichiciegos"
(1983)"Muchacha punk" (1992), "Vivir afuera", "Música japonesa",etc. Fogwill, el hombre que consideraba que la única experiencia del amor que tuvo fue la paternidad.Un mito para todo estudiante de letras,un provocador."Fue profesor de sociología en la Universidad de Buenos Aires hasta que en la dictadura militar de 1966/1973 lo echaron por "comunista". Después hizo fortuna como creativo publicitario hasta que otro régimen de uniforme, el de 1976/1983, lo metió preso por estafa. A los 39 años optó por la literatura."... dice el diario El País acerca del escritor. Cocainómano asumido (por lo menos cuando escribió Los Pichiciegos).
Me gusta la gente mordaz me gusta la gente que no hinca las rodillas y dice a todo que sí. Fogwill era uno de esos y un escritor con talento. Algo ególatra algo loco pero sumamente inteligente. Su irreverencia era una muestra más que elocuente de su genialidad.
"Rescató la figura del escritor Miguel Briante “uno de los mayores narradores argentinos, un grande” y al poeta Héctor Viel Temperley, a quien conoció precisamente con Briante en una noche de copas en los años ochenta. Otros poetas elogiados fueron Martín Gamabarotta, Enrique Molina y Daniel Durán. También las obras de Borges, Poe y Saer.
En cuanto a la relación periodismo y literatura, Fogwill señaló no conocer casos de periodistas consagrados que hayan dado el paso hacia la escritura de ficción con buenos resultados. Valoró el caso inverso, el de Rodolfo Walsh, “era respetado por los huevos que tenía, porque sus notas eran realmente fuertes. Pero en el panorama actual un tipo como Walsh hoy no sería publicado”." extraido de milbotellas.blogspot.com

"Sarmiento, que además de ser un gran escritor, fue un presidente cuya política cultural marcó a Argentina desde el siglo XIX, descubrió que con la palabra "argentino" se puede componer en español uno y sólo un anagrama: "ignorante". Pese a 120 años de barbarie populista y de su complementaria barbarie cívico-militar, las huellas de Sarmiento se siguen viendo en el entorno urbanístico que promovió y en la educación laica y gratuita que sigue casi vigente aún bajo el más crudo neoliberalismo. Pero la política cultural de los Gobiernos posdictadura parece programada para confirmar del acierto del anagrama que nos maldice." Fogwill dixit.