Mostrando entradas con la etiqueta El Cordobazo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El Cordobazo. Mostrar todas las entradas

sábado, 30 de mayo de 2009

40 años del Cordobazo




Los fenómenos sociales son atrayentes para estudiar y sería interesante que los políticos pudieran tomar lecciones del significado de las revoluciones o de los estallidos sociales para no volver a equivocarse ,para sondear el descontento de la gente más que si subieron en las encuestas o no. Se ha cumplido con los 40 años del Cordobazo que tuvo un gran significado para nuestro país no solo como un fenómeno político social sino sindical y estudiantil y como el anticipo de otras décadas que iban a venir aún más complicada en el terreno político-social-sindical y estudiantil. Y obvio como todo lo que el hombre hace a nivel cultural se sentiría el cimbronazo de este famoso Cordobazo también en la cultura.

El 29 de mayo de 1969 estábamos en otra dictadura, la de la Presidencia de Onganía y

el Cordobazo fue parte de un proceso que abarcó a franjas del movimiento de masas a nivel mundial. El mayo francés del 68, la Primavera de Praga en el mismo año, el ascenso del movimiento negro en Estados Unidos a mediados de los 60 procesos que cuestionaban en las calles la dominación capitalista y el autoritarismo. Leyes antipopulares*, descontento, un poderoso gremio sindical en Córdoba que es donde se concentraba la mayor cantidad de fábricas de automoviles en fin muchos factores que confluyeron para hacer de esta semi-insurrección un golpe fuerte para la dictadura de la época. El pueblo cordobés se adhirió a los manifestantes y pueblo , estudiantes, sindicalistas y trabajadores coparon las calles de la ciudad de Córdoba casi todo un día hasta que llegó el ejército para reprimir este levantamiento popular. Fue un proceso organizado desde la intelectualidad y desde las bases sindicales pero contó con el apoyo del pueblo en especial de las clases medias.


En mi opinión el Cordobazo (me enorgullece el hecho porque soy de Córdoba) fue un aire fresco ahí donde todo olía a podrido. Había mucha adrenalina, mucha efervescencia en esos días ya sea por la cantidad de jóvenes involucrados ya sea por que los líderes sindicales no estaban comprados ni poseían grandes mansiones o hoteles como en estos tiempos y se ocupaban de defender al obrero, al trabajador que es lo a lo que debería dedicarse un sindicato y ante la cantidad de hechos que claramente envilecerían la condición del trabajador se produjo este levantamiento que creo que es algo único y que no sucederá por lo menos por el momento. Ahora hay demasiada gente comprada, asustada, atontada, adormecida por que le conviene en fin creo que hoy en día sería casi imposible hacer algo así. Pero bueno viene bien recordar este signo de los tiempos memorable a mi entender.




* "El gobierno militar lanzó una serie de medidas antiobreras y autoritarias. Paralizó la Comisión del Salario Mínimo, Vital y Móvil. Impuso el arbitraje obligatorio en los conflictos laborales y la ley de represión de los conflictos sindicales. Intervino sindicatos y suspendió personerías gremiales. Estableció la Ley de congelamiento de salarios. Modificó la Ley de indemnizaciones por despidos y aumentó la edad para jubilarse. Dictó la llamada Ley de represión del Comunismo y bajo la acción de la funesta DIPA (Dirección de Investigación de Políticas Antidemocráticas) persiguió y encarceló a los militantes populares. Onganía clausuró el Parlamento, disolvió los partidos políticos e intervino las universidades, que fueron consideradas “centros de subversión y comunismo” por la propaganda oficial. Estudiantes y profesores fueron desalojados a palos por la policía, en lo que se conoció como “la noche de los bastones largos”.
Con A. Krieger Vassena como ministro de Economía, y de muy buena "reputación” en los medios financieros internacionales, el gobierno desarrolló una política que comprimió salarios y precios, y abrió las puertas a los monopolios internacionales. " Texto extraido de la página web http://www.socialismo-o-barbarie.org/