Mostrando entradas con la etiqueta Dogen. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Dogen. Mostrar todas las entradas

sábado, 24 de septiembre de 2011

Eihei Dogen




“Conocerte o estudiarte a ti mismo es olvidarte de ti mismo y si te olvidas de ti mismo todas las cosas te iluminan”, decía Dogen.

Eihei Dogen (1200-1253) fue el fundador de la escuela Zen Soto en el Japón.

A pesar de la filosofía sofisticada subyacente, la fama de Dogen se basa substancialmente en sus simples y directas enseñanzas dadas informalmente a sus discípulos que fueron recopilados en el Shobogenzo Zuimonki.Su obra monumental "El tesoro de la verdadera Ley”, la obra más importante del Zen Soto.


Según la página web www.cetr.net Es decir Centre d'Estudi de les Tradicions de Saviesa.

"Dogen ocupa un lugar central en la historia intelectual japonesa. La estructura teórica de su obra le sitúa en la cima de la filosofía japonesa. Fue un gran líder espiritual y la profundidad de su experiencia religiosa le ha convertido en maestro de todos aquellos que buscan el Despertar.


La enseñanza de Dogen
Se podría sintetizar en los siguientes puntos:

La práctica y la iluminación son no-dos. La práctica no tiene como fin el alcanzar la iluminación. El hecho de practicar de manera justa es ya , en sí mismo, la iluminación.
Los seres vivientes y Buda son no-dos. Todos los seres son, en sí mismos, Buda. No es que los seres humanos sean impuros y, por medio de la práctica del Dharma alcancen la pureza, sino que la práctica justa es la manifestación del Buda que todos los seres humanos son originalmente.
El verdadero Budismo es aquel que ha sido transmitido de Maestro a discípulo, de corazón a corazón. Todas las demás formas de Budismo surgidas del estudio intelectual de los textos o del apego emocional a Buda o al pasado son erróneas y deben ser abandonadas.
Sin haber alcanzado la experiencia del estado de paz y de gozo profundos (nirvana), no puede darse ni Buda ni Budismo.
La práctica, la enseñanza y la iluminación son una sola cosa. La Iluminación es practicar lo que se enseña, enseñar lo que se practica. La Iluminación es práctica y enseñanza.
Para alcanzar la iluminación uno no debe apegarse a ningún concepto, a ninguna descripción de lo que podría ser la iluminación.
El cuerpo y el espíritu son no-dos. El cuerpo no es algo separado de la mente o de la conciencia, sino que ambos aspectos forman parte de una sola realidad.
Zazen, sentarse para meditar, y el comportamiento en la vida cotidiana son no-dos. El estado de zazen debe ser continuado en la vida cotidiana."