Mostrando entradas con la etiqueta Caídas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Caídas. Mostrar todas las entradas

lunes, 15 de febrero de 2016

Caídas







Caídas fatales. Abrirse las rodillas, abrirse el pecho con inútiles esfuerzos para sostener lo insostenible. Querer contener el mundo, un mundo que sufre, lastimarse las rodillas, las manos, el alma. Desintegrarse para que otros puedan ser, respiren...

Y que estés sola en silencio preguntándote porqué...

Cada uno ve por sí solo, por sus intereses, sus ambiciones, sus sueños...Y del otro lado del río la humareda, el sol que se pone y es otra tarde y van y seguís apostando a que el amor venza este Universo mezquino, negro, oscuro, decadente. Y cada vez te convencés cuán solitaria es la labor de los que acuden solícitos a curar corazones rotos, vidas esquilmadas, mientras la tuya sangra de a borbotones y no hay nadie pero nadie que se haya dado cuenta, sos un fantasma , nadie te ve. Podrías desaparecer hoy nadie lo notaría.

Sería como otra puesta de sol, otra caída más, un pajarillo que cae del nido, todos los días. Y eso es todo.


Las trasnoches se hicieron espina dorsal. Y ya no conozco la receta para parar mi propia hemorragia.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Caídas








Caídas. No ver bien, siempre estar del lado equivocado, no respetarse, no quererse, estimarse en nada, destruirse, y no aprender sobre todo no aprender. Que no hay luz en la oscuridad, que la realidad puede ser demoledora pero es realidad, que en este juego absurdo todo es tan liviano, tan light que asusta.

Agujeros como precipicios...Hay que despertar de una vez.Es imprescindible que la aurora marque el fin del juego.