Mostrando entradas con la etiqueta Anna Ajmátova. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Anna Ajmátova. Mostrar todas las entradas

sábado, 22 de agosto de 2009

Anna Ajmátova



"...Mi camino, en cambio, no es ni recto, ni curvo,

Llevo conmigo el infortunio,

Voy hacia nunca, hacia ninguna parte,

Como un tren sobre el abismo."


Quien dice esto en la poesía " Unos van por un sendero recto" es nada más ni nada menos que la gran poetisa rusa Anna Ajmátova.
Anna Ajmátova era apasionada y delicada a la vez. Elegante e indómita. Nació en Odessa en 1889. Junto a Mandelstam encabezó el acmeísmo, movimiento artístico de principios del siglo XX que, en oposición al simbolismo, preconizaba el uso de un lenguaje poético que contuviera significados exactos, la realidad inmediata. A partir de 1921 su poesía es señalada como inútil para la revolución y se le impide expresarse libremente. Ajmátova para no dejar rastro escribe los versos, se los aprende de memoria y después los recita a sus amigos y conocidos.
Hay vidas que tienen una carga de sufrimiento extraordinario. Y a Anna le tocó esto en su vida. No eran tiempos fáciles y eso hizo que su primer marido Nikolai Gumiliev fuera ejecutado y considerado "enemigo del pueblo", y su único hijo Lev fuera encarcelado durante años en un gulag.
Leemos :
Eco
Los caminos al pasado se cerraron hace tiempo,
¿y para qué querría el pasado ahora?
¿Qué hay en él?
Lápidas manchadasde sangre, puertas selladas,
y un eco que aún no se extingue,
por más que yo implore...
Lo mismo que ese eco es el que llevo en el corazón.
Cuando escuches el trueno
Cuando escuches el trueno me recordarás
y tal vez pienses que amaba la tormenta...
El rayado del cielo se verá fuertemente carmesí
y el corazón, como entonces, estará en el fuego.
Esto sucederá un día en Moscú
cuando abandone la ciudad para siempre
y me precipite hacia el puerto deseado
dejando entre ustedes apenas mi sombra.
Obras: Entre otras La tarde (1912) Junto al mar (1914) La bandada blanca (1917) Anno Domini MLMXXI (1922),etc. Su poesía Réquiem es un ejemplo de lo que la poesía de esta mujer podía expresar y hacer emocionar.
Rusia tiene y tuvo magníficos escritores pero Anna Ajmátova fue una de las más grandes poetisas de ese país.