Mostrando entradas con la etiqueta Alejandra Pizarnik. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alejandra Pizarnik. Mostrar todas las entradas

lunes, 28 de noviembre de 2016

Has construído tu casa...Alejandra Pizarnik









"has construido tu casa
has emplumado tus pájaros
has golpeado al viento
con tus propios huesos

has terminado sola
lo que nadie comenzó"

Alejandra Pizarnik de "El árbol de Diana "

miércoles, 6 de julio de 2016

Poéticamente: tres mujeres en poesía (Argentina )









Tenemos unos poetas fabulosos. Apostemos por estas bellas poesías de tres mujeres que son geniales.


1) Diana Bellessi


"Enero "


Dios mío, se abre
el instante consagra
la rosa en el aire
pequeña y perfecta.
Es boca entreabierta
de un pálido ámbar
de bella innombrable.
¿ Pulverizarse ?, no
Tan solo entregarse
Volvernos la rosa.


2) Olga Orozco


XIII


Se descolgó el silencio,
sus atroces membranas desplegadas como las de un murciélago anterior al diluvio,
su canto como el cuervo de la negación.
Tu boca ya no acierta su alimento.
Se te desencajaron las mandíbulas
igual que las mitades de una cápsula inepta para encerrar la almendra del destino.
Tu lengua es el Sahara retraído en penumbra.
Tus ojos no interrogan las vanas ecuaciones de cosas y de rostros.
Dejaron de copiar con lentejuelas amarillas los fugaces modelos de este mundo.
Son apenas dos pozos de opalina hasta el fin donde se ahoga el tiempo.
Tu cuerpo es una rígida armadura sin nadie,
sin más peso que la luz que lo borra y lo amortaja en lágrimas.
Tus uñas desasidas de la inasible salvación
recorren desgarradoramente el reverso impensable,
el cordaje de un éxodo infinito en su acorde final.
Tu piel es una mancha de carbón sofocado que atraviesa la estera de los días.
Tu muerte fue tan sólo un pequeño rumor de mata que se arranca
y después ya no estabas.
Te desertó la tarde;
te arrojó como escoria a la otra orilla,
debajo de una mesa innominada, muda, extrañamente impenetrable,
allí, junto a los desamparados desperdicios,
los torpes inventarios de una casa que rueda hacia el poniente,
que oscila, que se cae,
que se convierte en nube.


3) Alejandra Pizarnik


17


Días en que una palabra lejana se apodera de mí. Voy por esos días
sonámbula y transparente. La hermosa autómata se canta, se encanta,
se cuenta casos y cosas: nido de hilos rígidos donde me danzo y me lloro
en mis numerosos funerales. (Ella es su espejo incendiado, su espera en
hogueras frías, su elemento místico, su fornicación de nombres
creciendo solos en la noche pálida.

martes, 30 de abril de 2013

Alejandra Pizarnik


A 77 años de su nacimiento. No creo que a Alejandra Pizarnik le hubiera gustado cumplir esa pila de años. En su interior siempre fue una niña, la niña desarmada que presagiaba abismos a cada paso.Pizarnik es una de las más grandes poetisas argentinas. Huidiza, frágil esa es la palabra para definirla. Tan frágil que se asemejaba a un fantasma en vida. Ella no era la impetuosa Victoria Ocampo, ni la juguetona Silvina Ocampo, ni la medium Olga Orozco. No ella era pálida, delicada quebradiza. Y su poesía bellísima por cierto muestra esa tensión interior. Una vida que se escapa en cada palabra. Sus intereses y sus influencias :Michaux, Lautréamont, Bataille, surrealistas,poetas románticos y neorrománticos como Nerval, Hölderlin, Rilke,etc. Obras:"La tierra más ajena" de 1955, "La última inocencia", de 1956, "Las aventuras perdidas" en 1958, "Árbol de diana" en 1962, "Los trabajos y las noches" en 1965,"Extracción de la piedra de locura" en 1968, "El infierno musical" en 1971, etc. He aquí algunas de sus poesías pocas escasas que le hagan homenaje pero sirven para ver el estilo y enteder lo que digo como insiste en su temática de noche funeral desolación soledad muerte amor imposible, etc. La última inocencia Partir en cuerpo y alma partir. Partir deshacerse de las miradas piedras opresoras que duermen en la garganta. He de partir no más inercia bajo el sol no más sangre anonadada no más fila para morir. He de partir Pero arremete ¡viajera! L'obscurité des eaux Escucho resonar el agua que cae en mi sueño. Las palabras caen como el agua yo caigo. Dibujo en mis ojos la forma de mis ojos, nado en mis aguas, me digo mis silencios. Toda la noche espero que mi lenguaje logre configurarme. Y pienso en el viento que viene a mí, permanece en mí. Toda la noche he caminado bajo la lluvia desconocida. A mí me han dado un silencio pleno de formas y visiones (dices). Y corres desolada como el único pájaro en el viento. Los trabajos y las noches Para reconocer en la sed mi emblema para significar el único sueño para no sustentarme nunca de nuevo en el amor he sido toda ofrenda un puro errar de loba en el bosque en la noche de los cuerpos para decir la palabra inocente Madrugada Desnudo soñado una noche solar. He yacido días animales. El viento y la lluvia me borraron como a un fuego, como a un poema escrito en un muro. Mendiga voz Y aún me atrevo a amar el sonido de la luz en una hora muerta, el color del tiempo en un muro abandonado. En mi mirada lo he perdido todo. Es tan lejos pedir. Tan cerca saber que no hay. Un día de septiembre de 1972 decidió suicidarse, irse ,evadirse, huir de una realidad que la asustaba que no la dejaba ser tan niña como pudiera. Leer sus poesías siempre ha sido un placer para mí y recomiendo fervientemente su lectura porque enseña como un par de palabras pueden dibujar tan bien con tanta precisión un sentimiento, un mundo, un momento.